¿Las enfermedades cardiovasculares son hereditarias?

Las enfermedades del corazón no se heredan. La predisposición genética no es determinante, pero ser hijo de padres que padecieron accidentes cardiovasculares antes de los 55 años, aumenta los riesgos de adquirir una enfermedad cardíaca. En ese caso, se recomienda con mayor énfasis no fumar, controlar el colesterol, hacer ejercicio físico en forma regular y llevar una dieta saludable.
Existen enfermedades cardiacas como las miocardiopatías (enfermedades que afectan al músculo cardiaco y que supone un gran riesgo para deportistas) que se heredan de nuestros padres y no podemos hacer nada que cambie el riesgo de padecerla. Otros ejemplos de este tipo de herencia son: alteraciones potencialmente letales del ritmo cardiaco (Síndrome de Brugada, del QT largo y del QT corto,…) y alteraciones de los vasos sanguíneos y de las válvulas (Síndrome de Marfan, Prolapso de la válvula mitral,…).

En cambio, existe otro tipo de enfermedades, en las que lo que heredas, es una probabilidad mayor o menor de padecerla, como es el caso de las alteraciones cardiovasculares.
La enfermedad cardiovascular es la que tiene, con mucho, una mayor prevalencia en nuestra sociedad. Se sabe que un paciente joven tiene una probabilidad mayor de padecerla si en su familia hubo casos similares, en jóvenes. Consideramos que existe más riesgo de tener un infarto de miocardio si nuestro padre lo tuvo antes de los 55 años o nuestra madre antes de los 65. Actualmente también se considera un riesgo aumentado, no sólo a tener antecedentes familiares de infarto, sino también de angina de pecho, enfermedad cerebrovascular e incluso de enfermedad arterial oclusiva de miembros inferiores.
En el caso de la hipertensión arterial se han identificado varios genes que condicionan su transmisión a la descendencia y se ha demostrado una clara agregación familiar atribuible a la genética y no al entorno compartido.
Finalmente, la Diabetes Mellitus tipo 2 también tiene un componente hereditario claro y afecta importantemente a todos territorios vasculares principales, destacando las arterias coronarias, cerebrales y periféricas (de los miembros).

Existen enfermedades cardiacas que son heredadas y existen otras que podemos actuar para prevenirlas.