No todas las grasas son nocivas para la salud. Algunas hasta son indispensables.

Después de que la Organización Mundial de la Salud recomendara en el 2004 eliminar las grasas trans de los alimentos procesados,Argentina se convirtió en el 2014, en el tercer país del mundo y el primero de América Latina en prohibirlas dentro del marco legal.

Este tipo de grasas de origen industrial, que se obtienen durante el proceso de elaboración de aceites vegetales hidrogenados y se encuentran por ejemplo, en papas fritas, pochoclos, pizzas congeladas, golosinas, alfajores y productos de cobertura, entre otros, se usan para mejorar el aspecto y la duración de muchos alimentos, además de abaratar su contenido de materia grasa. Sin embargo, como explica Lorena Allemandi, directora del área de política de alimentación saludable de la Fundación Interamericana del Corazón en Argentina (FIC Argentina), ” son peligrosas para la salud porque aumentan el colesterol malo y disminuyen el colesterol bueno”.

El cuerpo necesita grasas para producir energía, fabricar hormonas y absorber vitaminas, entre otras funciones, pero hay que prestar atención: no todas las grasas son iguales.

Hay que tener en cuenta que las grasas trans son sólo un grupo dentro de un grupo mayor, que también incluye grasas saturada, mono y poliinsaturadas.

Pero ¿cuál es cuál?

Las saturadas son las que se encuentran en productos animales como carnes rojas, huevos y lácteos, y según las cantidades consumidas, pueden ser nocivas para la salud porque, como lo advierte la Asociación Americana del Corazón (AHA)“pueden aumentar los niveles de colesterol, un factor de riesgo clave en las enfermedades cardiovasculares.

Las que quedan fuera de discusión son sin duda, las mono y poliinsaturadas, de origen vegetal que sí tienen una función saludable. “Cuando reemplazás grasas saturadas por poliinsaturadas (ácidos grasos omega 3 y 6 presentes en el aceite de oliva y los pescados en general) o monoinsaturadas (omega 9 presente en aceites vegetales, frutos secos y semillas) se logra bajar el colesterol LDL o malo”, aclara el Dr. Robert Eckel, ex presidente de la Asociación Americana del Corazón (AHA).

 

CardioVida24 le recuerda que su cuerpo necesita ingerir grasas para su correcto funcionamiento. Evite las grasas trans (frituras, alimentos procesados, golosinas, snacks), disminuya el consumo de las saturadas (carnes rojas y lácteos) y  consuma las mono y poliinsaturadas (aceite de oliva, canola, girasol, pescados grasos, semillas y frutos secos).

 

Más información:
Infobae
FIC
American Heart Association
Cleveland Clinic
Fundación del Corazón
American Journal of Clinical Nutrition