Conozca las propiedades cardiosaludables que brinda esta variedad de té gracias a su proceso de fermentado.

El té está de moda. Algunas variedades más que otras, tal vez, debido a los beneficios saludables que se les adjudican. Este sería el caso del Pu-erh, conocido también como té rojo chino, té Kunming o té de los emperadores, el té que mejor rankea en cuanto efectos hipolipemiantes, según afirman varias investigaciones. Algunos aseguran que tomar 3 tazas diarias permitiría bajar hasta 3 kilos en 1 mes.

Este té, cuyo nombre es tomado de la región donde originalmente se producía y comercializaba, en la provincia china de Yunnan, proviene de la misma planta (Camelia Sinensis), que las variedades de tés verde, oolong y negro. La diferencia sólo está dada por el tipo de procedimiento al que son sometidas sus hojas, en este caso, un proceso de fermentación microbiana, seguido de un estacionamiento prolongado (añejamiento) que puede durar desde meses hasta décadas.

La duración es clave en la calidad para su sabor y propiedades, pero aumenta considerablemente su precio: un paquete de 250 gramos añejado unos 50 años, puede llegar a valer miles de dólares. Este no es un dato menor para los que recurren al té rojo por motivos de salud; hay que saber que no todos las calidades tienen los mismos efectos.

 

Las claves de sus propiedades saludables

Diversos estudios llevados a cabo en los últimos años, determinan 3 componentes principales, responsables de sus propiedades saludables: lovastatina, ácido gamma-aminobutírico (GABA por sus siglas en ingles) y el polifenol ECGC (epigallocatechin gallate), una catequina que sumada a los anteriores, permite que el té rojo ofrezca una amplia variedad de beneficios para la salud cardiovascular.

Dentro de sus propiedades, se reconocen las siguientes:

  • Antioxidante, ayuda en la protección del corazón y los vasos sanguíneos
  • Reduce el nivel de colesterol malo o LDL y los triglicéridos.
  • Reduce la presión arterial.
  • Evita la agregación plaquetaria (tendencia a formar coágulos de sangre en las arterias).
  • Reduce el nivel de azúcar en sangre.
  • Inhibe la metástasis de las células cancerígenas.
  • Beneficia el metabolismo hepático y mejora de la flora intestinal.
  • Es relajante y estabilizador en desórdenes del humor.
  • Evita la retención de líquidos y promueve la eliminación de toxinas.

 

El té rojo y el colesterol

Hacia el 2.003, un equipo de investigadores chinos descubrieron que esta variedad de té, a diferencia de otras, contiene pequeñas cantidades (una concentración de 139 nanogramos por gramo de té) de un verdadero tesoro bioquímico: una estatina conocida como lovastatina, en este caso en su version natural, uno de los agentes más efectivos en la disminución de los niveles de colesterol malo o LDL, prescripto en la actualidad como tratamiento médico.

Los científicos creen que la lovastatina está producida por las bacterias que entran en juego durante el proceso de fermentación. De hecho, un estudio encontró que su producción aumenta cuanto más largo es dicho proceso.

En 1.986, 86 pacientes con problemas coronarios fueron internados para ser tratados con una “cura de té rojo” y estudiados por la Universidad de Yunnan en China. A 55 de ellos se le suministraron 15 gramos diarios de Pu-erh, divididos en 3 dosis durante 2 meses. Al finalizar el estudio, se pudo comprobar en dichos pacientes, que los niveles de colesterol malo LDL y triglicéridos se habían reducido, mientras que el colesterol bueno HDL había aumentado.

Años más tarde, en el 2.005, se realizó otro estudio, en la Estación para la Investigación y Extensión del Té (TRES), en Taipei, Taiwán, esta vez sobre animales, que evaluó el efecto hipolipemiante de las 4 variedades de té: oolong, negro, pu-erh, y té verde. Los resultados arrojaron los siguientes beneficios: el Pu-erh y el oolong pudieron reducir los niveles de triglicéridos de forma más significativa que el verde y el negro, mientras que el pu-erh y el verde fueron más eficientes que el oolong y el negro en la reducción del nivel de colesterol total.

 

¿Es efectivo para prevenir el sobrepeso y la obesidad?

Una de las causas del alto consumo mundial del té rojo en la actualidad, se debe a su fama como “devorador de grasas”.

Lo cierto es que según estudios realizados, el Pu-erh tiene la habilidad de inhibir una enzima compleja, conocida como Ácido Grasa Sintasa (FAS en inglés), que está vinculada a la ganacia de peso y obesidad, por lo que se sugiere que esta variedad de té podría ser un buen agente efectivo en el control de peso, especialmente, si es usado en combinación con una dieta de bajo índice glucémico, más un programa de ejercicio regular.

 

¿Y la diabetes?

Un estudio del 2.009 llevado a cabo por la Jilin University y la Changchun University of Science and Technology, ambas en China, asegura que el Pu-erh puede ayudar a reducir el nivel de azúcar en sangre de manera significativa.

Los científicos pidieron a 120 diabéticos voluntarios, tomar el té en forma regular ayudó a nivelar la glucosa e sangre, sin hacer ningún cambio dietario. Al final del estudio, el 70 por ciento reportó una baja en el nivel de azúcar a menos de 7 mmol/L y la disminución promedio del grupo fue del 35 por ciento.

 

Precauciones

Al contener teína, una sustancia alcaloide estimulante del sistema nervioso central, el té rojo puede aumentar la presión sanguínea, razón por la cual, si se es hipertenso, se recomienda beberlo de forma moderada. También puede causar latidos irregulares, por lo que se recomienda tomarlo con precaución en personas con problemas cardíacos.

Además, debe tenerse precaución de no combinar su consumo con el de jugo de pomelo, ya que la mezcla puede aumentar los niveles plasmáticos de teína y acentuar sus efectos adversos.

 

CardioVida24 le recomienda consultar siempre con su médico ante cualquier modificación que quiera realizar en su dieta. Las notas cumplen un nivel divulgativo y no suplen la consulta de un profesional.

 

Más información

WebMD
Life Enhancement
NCBI
NCBI