La importancia del descenso de sobrepeso y aumento de la actividad física.

“Yo no puedo tener diabetes, si no como nada de azúcar” es la frase más escuchada en el consultorio cuando un análisis confirma el diagnóstico.
Más allá de la carga psicológica que significa confirmar una enfermedad crónica que aunque en la mayoría de las personas puede controlarse fácilmente, se asocia en el imaginario de la población con esfuerzos, sacrificios y consecuencias, es necesario reconocer que los consejos para el manejo nutricional de la diabetes no han conseguido difundirse de una manera adecuada.

Esto es comprensible. La alimentación tiene profundas raíces culturales y se basa en motivaciones vinculadas al placer. En cambio la ciencia detrás de los alimentos es compleja y a muy pocos les gusta la química, la física y la fisiología.

Parece buena idea ordenar los conceptos. El primero y básico es concentrarse en el peso. La diabetes más común se llama “tipo 2” y en la mayoría de las personas se asocia con el exceso de peso. En este caso los esfuerzos deben concentrarse en bajar de peso, y vale el dicho que todos los caminos conducen a Roma. Cualquier dieta que permita bajar de peso va a ser útil, ya que el objetivo es disminuir la grasa abdominal, algo que mediremos con la balanza y la cinta métrica alrededor de la cintura.

Si se baja de peso, y se mantiene ese descenso a lo largo del tiempo, la mejora en el control de la diabetes va a estar cerca de lo máximo que una persona pueda conseguir. Recordemos que esta enfermedad se puede observar de formas muy diferentes en cada individuo, algunos con gran resultado por la dieta y otros no, pero la base será siempre la misma: descenso del sobrepeso. Al menos un 5 al 10% del peso inicial, y para siempre!

El segundo consejo no está relacionado con dieta y diabetes: se llama ejercicio. Media hora de ejercicio por día puede tener gran efecto sobre el control de la diabetes. Y si se dan las dos cosas al mismo tiempo, la reducción del peso y el aumento del ejercicio, el resultado será aún mayor. De paso recordemos que el patrón para la medición del control de la diabetes es un análisis, llamado “hemoglobina glicosilada” y que se mide cada 3 a 6 meses según el control alcanzado.

¿Qué viene después del manejo del peso y el ejercicio? Casi nada. Si no hay descenso de peso ni aumento de la actividad física, cualquier otra medida nutricional no va a dar resultado. Así de simple.

Pero si conseguimos iniciar este camino virtuoso y la balanza nos sonríe, hay algunas cositas más que pueden hacerse, modestas pero no por eso despreciables. El diabético tiene menos flexibilidad para asimilar su comida, por lo que tener comidas regulares sería recomendable, lo que en nuestra región equivale a hacer 4 comidas por día repartidas en el día. Siempre recordando comer poco para no recuperar el peso perdido.

Comer lo mismo que los que nos acompañan también es un buen consejo, para facilitar la integración y disminuir la carga que supone una enfermedad. Lo único que hay que tener en cuenta son las cantidades (comer poco) y si hay posibilidad de elegir, usar las opciones más adecuadas.

¿Azúcar? Como la mayor parte del azúcar suele consumirse en forma de bebidas, y el diabético puede procesarlo con mayor lentitud, el consejo va a ser tratar de beber sin azúcar o reemplazarlo por edulcorantes sin azúcar. ¿Harinas? El diabético también las puede procesar con dificultad ya que se digieren formando azúcar. Para digerirlas más despacio hay varios trucos: usar harinas integrales que tienen fibra, consumirlas junto convegetales por la misma razón, elegir pastas de digestión lenta como las elaboradas con trigo candeal y, por supuesto, comer porciones chicas.

Hay muchos consejos más sobre la dieta y diabetes que el equipo de salud irá enseñando de a poco, pero lo más importante es que la diabetes tipo 2 es una alteración en mecanismos íntimos de nuestras células, no es producida por ningún alimento en particular sino por la suma de obesidad y sedentarismo, y la verdadera ayuda para la dieta y diabetes es la que consiga ayudarnos a bajar de peso.

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.