Recomendaciones para evitar el consumo de azúcar agregado a los alimentos.

“Demasiada azúcar en su dieta puede contribuir con la obesidad, la dificultad para controlar la diabetes tipo 2, con niveles más altos de triglicéridos, niveles más bajos de lipoproteína de alta densidad (HDL o “buen colesterol”) y al desarrollo de la enfermedad del corazón”, alerta Family Doctor, la web de la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP). En su lugar, recomienda consumir alimentos con bajo contenido de azúcar o que no contengan azúcar añadido.
El azúcar añadido es el que se agrega a las bebidas y alimentos procesados mientras se están fabricando, y el que se añade al cocinar o a la hora de comer. Los fabricantes de productos alimenticios suelen añadir tanto azúcares naturales (fructosa) como procesados (que no proporcionan ningún valor nutritivo) para, por ejemplo, realzar el sabor, preservar mermeladas o ayudar a la fermentación de productos horneados.
Por otro lado, es conveniente saber que el azúcar añadido suele presentarse con otros nombres que se pueden detectar en las etiquetas nutricionales, tales como:  jugo de caña, miel de maíz, dextrosa, glucosa, lactosa, maltosa, melaza, sucrosa, etc.
CardioVida24 le acerca las recomendaciones para evitar su consumo, publicadas por la Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP):
• Limite o elimine los caramelos y dulces.
• Elija comidas cardiosaludables como frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros.
• En lugar de tomar gaseosas, acostúmbrese a tomar agua.
• Disminuya la cantidad de alimentos procesados con gran cantidad de azúcar añadida.
• Utilice menos azúcar en sus recetas o utilice sustitutos del azúcar, sustancias químicas o a base de hierbas, como la estevia, que se utilizan para endulzar o mejorar el sabor de los alimentos y las bebidas.

Más información:
Family Doctor