Consejos para manejar el estrés emocional.

Una investigación realizada en EE.UU. publicada en la revista Circulation, reveló que la mortalidad por eventos cardíacos aumenta casi un un 5% durante Navidad y Año Nuevo. En la Argentina, “no sólo aumenta la mortalidad por eventos cardiovasculares sino también las internaciones por arritmias y anginas de pecho; esta última puede ser un síntoma de infarto agudo de miocardio”, señala el Dr. Carlos Rodríguez Correa, Director del Centro de Vida de la Fundación Favaloro, en una entrevista realizada por el diario Clarín.

Por su parte, el Dr. Alberto Alves de Lima, Director del Centro de Capacitación del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), explica que“los procesos biológicos que desencadenan las fiestas incluyen la desregulación del sistema nervioso autónomo” y que se produce “la activación neuroendócrina, los mecanismos inflamatorios y los de coagulación, que se asocian a la ruptura de placa y promueven el ataque cardíaco”.

Sin duda, las fiestas de fin de año acarrean movilidad emocional y exceso de comida.

Como todo cierre de ciclo, es un momento de balance, recuerdos y generación de nuevos proyectos que genera estrés, un factor de riesgo clave que colabora en el aumento significativo de la tasa de episodios cardiovasculares.

Por otro lado, las mesas navideñas y de fin de año se caracterizan por ser excesivamente calóricas (se consume un promedio de 8.000 a 9.000 calorías), tanto por la elección de las comidas, como por la cantidad de alcohol que se acostumbra consumir en ocasión del festejo. Los excesos se traducen en posibles aumentos de presión arterial, niveles de azúcar en sangre y frecuencia cardíaca.

Para rematar, las personas que reciben tratamiento farmacológico, suelen liberarse, aunque sea de forma momentánea, de sus obligaciones habituales, cumpliendo en menor medida con la toma de su medicación.

CardioVida24 le acerca algunas recomendaciones preventivas del ICBA, para tener en cuenta en esta fecha tan especial:

  • Planificar en lo posible las comidas. La clave está en saber elegir y ser moderados.
  • Proponer, en caso de ser invitados, llevar una gran ensalada de vegetales crudos con predominancia de vegetales verdes y, de postre, ensalada de frutas naturales de estación sin agregado de azúcar.
  • Mantener una alimentación muy cuidada durante todo el día previo y posterior al evento, rica en vegetales crudos y frutas frescas.
  • Evitar las entradas copiosas ricas en fiambres y quesos.
  • Elegir carnes magras.
  • Beber abundante agua, entre 2,5 y 3 litros por día.
  • Atención en la mesa dulce del brindis, donde las calorías se triplican fácilmente.
  • Regular la ingesta de alcohol. No más de 2 copas para el hombre y 1 copa para las mujeres por día.
  • Respetar la toma y los horarios de los medicamentos.
  • Ante la presencia de síntomas como dolor de pecho, falta de aire o palpitaciones se deberá consultar con urgencia al médico sin importar el contexto en que se encuentre.

 

Más información:
Clarín
Infobae
ICBA