El nuevo enfoque que complementa a la medicina convencional en el tratamiento de las enfermedades crónicas.

Si bien durante los últimos cien años la medicina moderna y occidental ha abordado con gran éxito las afecciones agudas y traumáticas, desafortunadamente no ha resultado igual de efectiva para el tratamiento de las enfermedades crónicas, como enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca,hipertensión arterial, diabetes tipo 2, artrosis, asma y depresión, entre las más frecuentes. De naturaleza compleja, en muchas ocasiones, aparecen como consecuencia de malos hábitos alimentarios, sedentarismoestrés y exceso de peso.

A pesar de los innovadores tratamientos, el rápido aumento de este tipo de enfermedades, consideradas hoy una verdadera epidemia, está revelando que lo que se está haciendo no está funcionando del todo bien. Como está planteado, el camino conduce a una vejez frágil, poco saludable, que invierte mucho tiempo y dinero en visitas médicas y consumo de medicamentos.

Dado este contexto, la ciencia médica actual está considerando y utilizando cada vez más, nuevos tipos de herramientas que potencian los resultados de la medicina convencional de manera significativa, ofreciendo más opciones a los pacientes con enfermedades crónicas, que hasta el momento sólo recibían un tratamiento meramente paliativo.

Se trata de un tipo de medicina conocida como “integrativa”, que combina los tratamientos convencionales con terapéuticas complementarias:meditación, yoga, recreación, ejercicio físico y nutrición, aliados fundamentales en la recuperación del paciente, que de esta forma logra involucrarse, participando activamente en su tratamiento.

La clave de este enfoque radica en el abordaje integral del individuo:fisiológico, psicológico, nutricional y social. El estilo de vida de una persona no se modifica obligándola a seguir una dieta rígida y/o retándola si no hace lo que el médico le dice. Este paradigma contempla la totalidad de la persona que quiere cambiar: cuerpo, mente, deseos, pensamientos, sentimientos, impulsos y emociones. La idea es reconocer que, al no ser perfectos, las seres humanos necesitamos ser considerados y amables con nosotros mismos, y así crear las condiciones propicias para que ocurra el cambio.

Desde hace décadas, EE.UU. cuenta con reconocidos profesionales, líderes en este tipo de medicina con resultados exitosos. Podemos mencionar como buenos ejemplos, al Dr. Herbert Benson, director del Instituto para la Medicina de la Mente y el Cuerpo, perteneciente a la Escuela de Medicina de Harvard, y al Dr. Dean Ornish, fundador del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva en Sausalito, California.

Mientras que el trabajo de Benson remarca la importancia de la relajación,“un estado fisiológico opuesto al estrés” que contrarresta sus efectos dañinos al reducir el metabolismo, el ritmo respiratorio y cardíaco y la actividad cerebral, Ornish propone un programa reconocido hasta por la Casa Blancade los Estados Unidos, que basa sus notables resultados, principalmente enrevertir enfermedades cardíacas severas, gracias a la inteligente combinación de 4 pilares fundamentales: nutrición, ejercicio, manejo del estrés y compasión con uno mismo.

“Junto con la nutrición y el ejercicio, el enfoque mente/cuerpo puede ser parte de prácticas de autocuidado que podrían ahorrar millones de dólares anuales en gastos médicos”, asegura Benson y no se equivoca. Pero hay más: estas propuestas hacen que las personas que las siguen se den cuenta que los hábitos de vida, la forma de comer y el medio socioambiental donde viven, influyen enormemente en la expresión de sus propios genes, como lo demostró Ornish, haciéndolos participar activamente de esta transformación en el cuidado de la salud.

 

Mas información:
The Benson-Henry Institute for Mind Body Medicine
Ornish Lifestyle Medicine

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.