En una entrevista con CardioVida24, la Lic. Mercedes Mendez, terapeuta cognitiva de INECO, nos cuenta los beneficios de esta práctica para disfrutar del “aquí y ahora”.

La vida vertiginosa, el creciente consumismo y la tendencia a la realización simultánea de múltiples tareas, nos enfrentan al riesgo de perder el verdadero sabor de nuestra realidad, la conexión que implica poder frenar, escuchar y observar. Cada día perdemos más oportunidades de estar presentes y plenos en nosotros, y con el mundo que nos rodea.

Nuestra mente se caracteriza por escaparse con demasiada frecuencia hacia el futuro o hacia el pasado, conduciéndonos a situaciones de inquietud y ansiedad. De manera creciente, constatamos que vivir ausentes de nuestro presente nos genera malestar y hasta infelicidad. Somos más felices cuando vivimos en el ahora, cuando estamos atentos a lo que está pasando, incluso cuando lo que pasa no sea algo especialmente agradable. En el presente vivido plenamente no hay aburrimiento o insatisfacción, dos de los males que más nos aquejan en estos tiempos”, afirma la Lic. Mercedes Mendez, psicoterapeuta cognitiva del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), fundado por el Dr. Facundo Manes.

 

El Programa MBSR

En 1.979, el Dr. Jon Kabat Zinn, biólogo molecular de la Universidad de Massachusetts, comenzó a investigar sobre las interacciones mente-cuerpo, y desarrolló un Programa de Manejo del Estrés basado en Mindfulness. El MBSR, como se lo conoce por sus siglas, enseña a parar, detenerse y observar cómo estamos viviendo, y a incorporar formas de estar más atentos para transitar mejor el estrés.

Mindfulness es en realidad, una cualidad de la mente, una capacidad innata que todos poseemos para estar “aquí y ahora”. Cultivarla implica un entrenamiento de la atención, un aprendizaje y autodescubrimiento que consiste en traer la mente al momento presente, una y otra vez. “Esto quiere decir, que si estoy tomando un café, no estoy pensando en la reunión que tengo después, ni en la enormidad de cosas que tengo por hacer. Tampoco en recordar la discusión que tuve ayer. Simplemente, me tomo un café, sintiendo el calor de la taza en mis manos o el gusto ligeramente amargo en la boca”, señala Mendez.
Se trata de ser consciente de cada sensación en el cuerpo y cada proceso mental, y lo que es igualmente importante, aceptando lo que sucede con amabilidad y sin emitir juicio alguno.

En los últimos 30 años, esta práctica con raíces budistas, se ha introducido e integrado en la medicina y psicología de Occidente, en parte, gracias al avance de la neuroimagen, que ha permitido estudiar qué sucede en el cerebro durante la meditación.
Los estudios de los neurocientíficos Richard Davidson y Sara Lazar (entre otros) han sido claves para identificar y documentar una importante cantidad de beneficios asociados a la práctica de Mindfulness, y la han dotado de un robusto soporte científico.

Algunos de los beneficios que la Lic. Mendez destaca son:

  • Desarrollo de habilidades para manejar situaciones de estrés y ansiedad
  • Reconocer reacciones automáticas y producir cambios
  • Generar una respuesta de relajación
  • Mejorar la concentración
  • Promover la serenidad
  • Incrementar la tolerancia al dolor o al sufrimiento

 

Más información:

INECO