Descubra cómo detectar y prevenir este grado de estrés que se origina por causas laborales.

El agotamiento es una reacción normal a las tensiones cotidianas, no un signo de enfermedad. Pero el síndrome de burnout es más que eso. “Es una forma de estrés grave, crónica y de origen laboral”, define a CardioVida24 la Lic. Adriana Guraieb, full memberde la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA) y miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Básicamente, este síndrome implica sentirse “quemado”, algo tristemente común en la era del “todo ya y que esté perfecto”.

 

Tipos de burnout

Se suele pensar que el “síndrome del quemado” responde a un exceso de trabajo, aunque su falta también puede causarlo.

La Association for Psychological Science de EE.UU, señala 3 causas:

  • Por sobrecarga: consiste en trabajar frenéticamente para lograr el éxito hasta agotarse.
  • Por aburrimiento: consiste en sentirse estancado en el desarrollo personal y profesional.
  • Por desgaste: cuando el estrés diario y constante es tal, que desmotiva y conduce a renunciar.

 

Quiénes son los más afectados

 

Médicos, enfermeras, psicólogos, asistentes sociales, taxistas y choferes de colectivos son particularmente sensibles a este síndrome. Pero “toda persona que esté sometida a fuertes presiones o que trabaje en ambientes hostilestambién es susceptible de padecerlo, indica Guraieb.

Hay rasgos de personalidad que también influyen: ser muy perfeccionista y sobreexigente, no saber delegar, y tener una visión pesimista sobre uno mismo y el mundo.

 

Cómo darse cuenta

  • Agotamiento emocional:sensación de “no puedo más, no tengo energía para nada” o “estoy negativo y no me interesa nada”.
  • Ansiedad: conductas compulsivas, sudoración, palpitaciones.
  • Desmotivación laboral:sensación de fracaso en el trabajo o de estancamiento. El empleo resulta cada vez más frustrante y malo.
  • Bajo rendimiento:el burnout afecta las tareas diarias, tanto en el trabajo como en el hogar. Resulta difícil concentrarse, aumenta la apatía y se pierde la creatividad.

El burnout puede “hablar” a través del cuerpo, con síntomas como fatiga, insomnio, dolores de cabeza o de estómago, falta de deseo sexual, estado permanente de tensión, problemas digestivos y comportamientos agresivos no habituales.

 

Estrategias preventivas:

  • Empezar el día con un ritual relajante: meditar, escribir, elongar o leer algo inspirador.
  • Comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente: para tener energía y resistencia, y poder lidiar con las demandas cotidianas.
  • Saber poner límites: aprender a decir que no.
  • Tomarse un recreo diario de la tecnología: elegir un horario para desconectarse.
  • Nutrir la creatividad: probar cosas nuevas, empezar proyectos divertidos o recuperar un viejo hobby. Tienen que ser cosas que no tengan nada que ver con el trabajo.
  • Aprender a manejar el estrés.

 

Los 3 pilares del tratamiento

Para tratar el burnout, la Lic. Guraieb trabaja con sus pacientes en 3 aspectos fundamentales:

  • Reorganizar los factores laborales:reducir la carga horaria o de funciones; respetar los tiempos de almuerzo y de salida.
  • Modificar los factores subjetivos:no estar tan pendientes de la valoración de los otros.
  • Mejorar los recursos personales:hacer terapia, yoga o capacitaciones.

 

CardioVida24 le sugiere consultar a un experto en salud mental, si presenta alguno de los síntomas mencionados, para obtener un diagnóstico personal preciso. Algunos expertos señalan que debajo de los síntomas del burnoutpodría yacer un desorden de ansiedad o depresión, o una enfermedad física.

 

Más información:

Wiley Online Library
PubMed Health
Association for Psychological Science
Help Guide