¡No hay excusa! Si su gato o perro quiere participar, Luana enseña cómo incluirlos en las posturas.

La Asociación Americana de Cardiología ofrece datos documentados e informa que los dueños de mascotas son menos propensos a sufrir de depresión y además, tienen presión arterial más baja en situaciones de estrés que los que no tienen mascotas. También sostiene que jugar con una mascota puede elevar los niveles de serotonina y dopamina, que ayudan a calmarse y relajarse. 
Quien tiene una mascota, sabe lo bien que se siente compartir nuestra vida con ellos!

Si bien, tanto en EE.UU. como en Europa, se dictan clases de Yoga con mascotas – las llaman DoGa – yo creo que lo que a la mayoría de las personas les sucede (me incluyo) es lo siguiente: estamos solos practicando yoga cuando de repente llega nuestra mascota y se instala en el medio del yoga mat. ¿Qué hacemos?
Ante esta situación tenemos dos opciones: o la movemos de lugar o utilizamos nuestra creatividad y la incluimos en nuestras posturas.

¡Aquí, tres posturas para divertirse juntos!

 

El guerrero – Virabhadrasana II

  1. Dejá tu pie derecho al frente del yoga mat y da un paso hacia atrás con tu pie izquierdo. Este pie debe quedar a 45 grados.
  2. Flexioná tu rodilla derecha a 90 grados sobre el talón derecho y mantené la pierna izquierda activa. ¿Tu mascota? Como te quede cómoda. Disfruten de esta postura “guerrera” juntos.
  3. Quedate en esta postura 5 respiraciones profundas (o las que puedas) y luego cambiá de lado.

 

yoga_mascotas_1

El bote – Navasana

  1. Sentado, colocá los pies y las rodillas juntos.
  2. Tomá tu mascota y luego inclinate ligeramente hacia atrás.
  3. Mantené la mirada en un punto focal hacia delante y elevá los pies a la altura de tus rodillas, equilibrándote en los isquiones (opción A). Continá la respiración a medida que encontrás el equilibrio. Ojo, ¡esta no es una postura que a toooodos los animales les encante!
  4. Si la columna vertebral fácilmente se queda extendida y la parte posterior de tus piernas se siente cómoda, extendé tus piernas (opción B). La fuerza está en el abdomen, no en la columna. Enfocate en contraer el abdomen y respirar.
  5. En la opción que hayas elegido, quédate 5 respiraciones profundas. Para salir de la postura, tomá una inhalación final y luego exhalá, bajando los pies suavemente y con control al suelo.

 

yoga_mascotas_2

Mariposa – Baddha konasana

  1. Sentate con la planta de tus pies juntas y las rodillas separadas.
  2. Tomá tu mascota y llenala de caricias y amor, mientras te inclinás hacia adelante.
    Esta es una excelente postura para aquellas personas que sufren de dolor lumbar. Quedate en esta postura 5 respiraciones profundas (o las que puedas).

 

yoga_mascotas_3

Cuando practiques yoga con tu mascota, sin duda te darás cuenta por qué la mayoría de las posturas tienen nombre de animales: justamente buscamos imitar su sabiduría. Sentite libre de crear y dejate llevar por la sabiduría de quien te acompaña.

¡Sé feliz!

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.