Luana Hervier nos aconseja qué posturas de yoga son convenientes realizar por la mañana para no levantarse con la “espalda rota”.

Levantarse “duro” no es nada del otro mundo. Es algo que muchos de nosotros experimentamos. Puede deberse a la postura habitual, al sedentarismo, al colchón, al estrés y por supuesto, a la postura que adoptamos al dormir.

Podemos intervenir en muchos de estos factores, siendo conscientes a diario de aquello que nos puede ayudar a prevenir el dolor, y levantarnos vitales y con voluntad para comenzar la jornada.

La Dra. María Luisa Franco, médica española especialista en dolor, directora de la Clínica Praxis, aseguró en una jornada multidisciplinar sobre la lumbalgia, que “Cinco minutos de gimnasia al día evitan levantarse con la espalda rota”. Así de simple.

Por eso les comparto tres posturas de Yoga que serán de gran alivio al levantarte, y que además, pueden ser realizadas en cualquier momento del día para relajar tu columna y devolverle su movilidad.

 

Gato contento – Bitilasana / Gato enojado – Marjaryasana

  1. Desde cuatro puntos, ubicando tus hombros por encima de tus muñecas y tus caderas por encima de tus rodillas, al inhalar, abrí tu pecho y llevá la cabeza hacia arriba, mientras rotás la pelvis, dejando la columna de manera cóncava.
  2. Cuando exhalás, llevás el abdomen hacia adentro y la cabeza hacia abajo, rotando tu pelvis (el pubis hacia tu ombligo). Tu columna quedará en forma convexa.
  3. Realizá 5 veces cada movimiento.

yoga_amanecer1

 

Postura del niño hacia un lado – Balasana

  1. Desde cuatro puntos, llevá tus glúteos hacia los talones; tus rodillas pueden estar cerradas o no (lo que te sea más cómodo).
  2. Desde esta postura (balasana), caminá con ambas manos, llevando tus brazos y torso hacia el lado izquierdo.
  3. Buscá el punto en donde sientas el estiramiento y luego, quedate en esta postura 5 respiraciones profundas.
    Importante: mantené la cabeza y los hombros relajados, por más que tus manos y brazos estén activos.
  4. Repetí del otro lado.

yoga_amanecer2

 

Montaña o perro boca abajo – Adho mukha svasana

  1. Desde cuatro puntos, colocá los pies al ancho de las caderas; las manos, al ancho de hombros, con los dedos bien apoyados en el piso, rechazándolo; la cabeza, completamente relajada; tus orejas, alineadas con tus brazos.
  2. Formás una montaña: una línea desde tus muñecas hasta tus hombros y caderas, y luego, desde las caderas hacia los talones (no hace falta que los apoyes; a medida que mejores tu flexibilidad, esto te será más fácil). 
    Importante: si te resulta demasiado intenso o si tenés algún problema de hombros o tenés demasiado acortados los músculos posteriores de tus piernas, podés flexionar las rodillas. Una manera simple de darte cuenta de si necesitás flexionarlas, es observar si tu columna se redondea, en vez de estar en línea con tus hombros y muñecas. Podés pedirle a alguien que te vea de perfil para ayudarte.
  3. Quedate en esta postura entre 3 y 5 respiraciones profundas.

yoga_amanecer3

 

Les deseo un día en libertad del cuerpo, la mente y por supuesto, el corazón.
¡Salud!

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.