En una entrevista con CardioVida24, el Dr. Jorge L. Berra, especialista en Ayurveda, nos informa acerca de sus beneficios para la salud cardiovascular.

Ayurveda significa en idioma sánscrito, ayur: vida, y veda: conocimiento. La traducción sería: “el conocimiento para llevar una vida larga sana, plena y feliz” o “la ciencia de la vida larga y feliz”. Sus principios fundamentales son la integración del cuerpo, la mente y el espíritu, inmersos y relacionados con la naturaleza. Según esta práctica, de acuerdo a cómo nos desempeñemos y a la buena fortuna, vamos a tener una tendencia a una vida más larga o a una vida con más enfermedades.

Junto a la Medicina China, el Ayurveda es un antiguo sistema médico tradicional vigente, aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)que ayuda tanto a prevenir como a tratar enfermedades. A diferencia de otras prácticas complementarias, cuenta con el aval de varios milenios de práctica y desarrollo contínuo.

CardioVida24 tuvo la oportunidad de entrevistar a uno de los referentes principales en la Argentina, el Dr. Jorge Luis Berra, médico egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires y director de la Fundación de Salud Ayurveda Prema (Argentina).

– Siendo médico egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, ¿cómo surgió la idea de seguir el Ayurveda en tiempos en que este sistema de salud no se conocía tanto, por lo menos aquí en Argentina?

Yo estoy involucrado con el Ayurveda al mismo tiempo que siento un profundo amor por la medicina convencional. La razón no es porque esté descreído, enojado o desilusionado con este tipo de medicina. Amo la medicina convencional y la alopatía. Mi visión y mi espíritu es trabajar integrando los aportes de los 2 sistemas.
Cuando estudiaba medicina trabajaba como técnico en un instituto del Conicet y ahí aprendí a valorar profundamente el método científico; pero por otra parte, sentía que dentro de la medicina había un muro de Berlín.
Me gradué en el año 1977. En ese tiempo había por un lado, una medicina tecnológica, con medicamentos químicos y muchos procedimientos de diagnóstico muy buenos, y por el otro, una medicina que entendía a las personas.
No por casualidad, o por causalidad, Unicef me beca para ir a Alemania, a un Congreso de Protección de la Infancia porque yo había colaborado con Abuelas de Plaza de Mayo en la identificación genética de chicos desaparecidos. Pasé por Berlín poco tiempo después que la propia gente había derribado el muro. Desde allí inicié un segundo viaje a la India, un lugar sagrado muy especial, y sentí que debía traer el Ayurveda a la Argentina.

– ¿Qué le brindó el Ayurveda para elegirlo?

Lo que me dio el Ayurveda fue poder unir estas dos partes de la medicina que estaban tan separadas: la ciencia y una dimensión más integral de la persona, el respeto por la naturaleza, en la integración con la familia y la comunidad.
Una cuestión importante que deseo resaltar es que actualmente en la India, para obtener el título de médico ayurvédico hay que estudiar 5 años y medio, la misma cantidad de años que para recibirse de médico convencional.
En India existen 294 universidades y 2.400 hospitales con 43.000 camas. El centro que dirijo, Ayurveda Prema, está reconocido y autorizado como Centro Colaborativo de la Gujarat Ayurved University (India) para la enseñanza y la investigación, por los Ministerios de Salud y Relaciones Exteriores del Gobierno de la India.
Allí, el Ayurveda es un sistema médico con mucho desarrollo. Nosotros hacemos seminarios intensivos en esta universidad donde somos centro colaborativo. El primer día visitamos la universidad y recorremos desde el lugar donde están guardados manuscritos ayurvédicos escritos en hojas de palma que datan de hace 800 años de antigüedad, hasta el laboratorio donde se hacen estudios de Ayurgenomics, genoma ayurvédico, con protocolos del Ministerio de Ayurveda de la India.  En este laboratorio se están correlacionando el genoma humano con los aportes milenarios del Ayurveda para poder lograr una medicina más personalizada.

– ¿Por qué nos enfermamos, según el Ayurveda?

Para la génesis de la enfermedad existen múltiples causas, y muchas de ellas siguen siendo desconocidas. Hay causas infecciosas, debidas al medioambiente, intoxicaciones, influencias familiares y particularmente, hoy en día, más relacionado al campo cardiovascular, a causa de los hábitos de vida.

– ¿Qué son los tipos constitucionales o doshas?

Cuando hablamos del conocimiento de la vida, uno de los aspectos importantes es conocernos a nosotros mismos. Hay algunas personas que ante la misma temperatura sienten frío, otras sienten calor y a otras les resulta indiferente. A ciertas personas el mismo alimento les genera problemas mientras que a otras les resulta muy interesante. Entonces, de toda esta interacción con la naturaleza y de la manera de manifestarnos como personas, se determinan los tipos constitucionales. Estos funcionan como un mapa donde se muestran las zonas de fortaleza y debilidad de cada persona. Existen 3 tipos: vata, pitta y kapha. No hay un tipo constitucional que sea mejor que otro. El mapa no es único o igual para todos. Todos tenemos un poco de cada uno de esos tipos constitucionales, pero hay un pequeño porcentaje que se expresa un poco más. La realidad es que somos únicos e irrepetibles pero al mismo tiempo hay aspectos que tenemos parecidos.

– Entrando en el terreno de las enfermedades cardiovasculares, ¿cómo estudia el Ayurveda a la hipertensión?

Hay diferentes formas en que se manifiesta la hipertensión de acuerdo al tipo constitucional:

  • Vata, que es un tipo constitucional más longilíneo, movedizo, inquieto, con hábitos más irregulares, flaco, friolento, seco, tiene tendencia a la hipertensión de delantal, es decir, le sube la presión por un problema que lo afecta y luego tiene la presión normal.
  • Pitta: estas personas tienen más tendencia a ser de constitución intermedia, con apetito intenso y calurosas; aquí se da el gran pico hipertensivo, por un enojo fuerte, por ejemplo. Es el caso del que ingresa a la guardia con un pico de presión muy importante.
  • Kapha: son personas de constitución más robusta, con tendencia al sobrepeso y de carácter más estable; tienen la presión alta, pero mantienen el valor y no presentan picos hipertensivos.

– ¿Las enfermedades cardiovasculares se dan en algún tipo constitucional en especial?

Las enfermedades se dan en cualquier tipo constitucional. Pero, por ejemplo,kapha tiene más tendencia a tener trastornos lipídicos (por ejemplo, colesterol o triglicéridos altos), pitta tiene más tendencia a los trastornos inflamatorios, y vata, trastornos del ritmo, pero cualquier tipo constitucional puede tener cualquier tipo de desequilibrio o enfermedad.

– ¿Cómo hace un diagnóstico el Ayurveda?

El diagnóstico comienza con la entrevista con el paciente (dura unos 45 minutos) que nos va a brindar la información de qué es lo que le pasa, cuál es su situación personal, cómo es su estructura, fisiología y sus aspectos mentales. A partir de esta información, evaluamos la constitución mente-cuerpo de la persona. Después tenemos que evaluar el desequilibrio. Luego, la fortaleza de la persona: sus factores predisponentes y los causales. A partir de allí también se evalúa la capacidad de la persona para implementar un plan de tratamiento.

– ¿ Cómo es el tratamiento ayurvédico?

El ayurveda tiene dos grandes “rubros”: un área de autocuidado, de los hábitos de vida saludables y el área médica ayurvédica.

– ¿En qué se basa el autocuidado según el Ayurveda?

Los pilares del tratamiento ayurvédico en cuanto al autocuidado son:alimentación, actividad física, ritmos cotidianos y armonía mental. Su práctica ayuda a tener una vida más saludable. El Ayurveda propone una alimentación más lacto vegetariana, la realización de actividad física con cierta regularidad, el respeto por los ritmos cotidianos en concordancia con la naturaleza y la práctica de técnicas de armonía mental.

– ¿Cómo debe ser la actividad física?

Debe reunir 3 objetivos: ayudar a tonificar el cuerpo, eliminar las impurezas y a rejuvenecer. Por ejemplo, los deportes en equipo, en general les hacen bien a los 3 doshas o constituciones mente-cuerpo. Respetan las habilidades de cada uno. Así, por ejemplo, en el fútbol están los defensores, que son más corpulentos y la “pulga” Messi, que se puede meter por todos lados.
Hay que hacer una actividad física con moderación. Es tan importante realizarla como saber cuándo hay que parar. La actividad física en exceso también genera inconvenientes.
Hay un libro de Ayurveda y deporte, que lo prologó el que fue presidente de la Comisión Olímpica de EE.UU. junto a la tenista Martina Navratilova, donde se indica cómo trabajar corporalmente para llegar, a lo que en medicina del deporte se llama “efecto zona”, un estado donde se da el mayor rendimiento con el menor esfuerzo.
En general se considera una situación que se da de forma aleatoria, pero el Ayurveda propone alcanzar ese estado con alimentación, ejercicios de yoga, pranayama, y técnicas de armonía mental.

– ¿Qué actividad física es conveniente elegir desde el enfoque ayurvédico?

Hay actividades físicas milenarias que integran el cuerpo y la mente: una es el yoga, la otra es el tai chi.
Hay un yoga que puede practicar cualquier persona y hay un yoga terapéutico, para personas enfermas, que se realiza con un instructor entrenado. Por ejemplo, el hipertenso tiene contraindicada la “parada del cabeza”; tampoco la pueden hacer quienes tienen determinadas patologías oculares.
Entonces, hay que investigar previamente cuál es la patología de la persona y ver qué asanas o posiciones podrá realizar y qué tipo de yoga (Ashtanga, Iyengar, etc) le será conveniente.

– ¿Cómo se logra la armonía mental?

Tiene que ver con las técnicas de meditación, que consta de 3 estadíos: concentración, contemplación y meditación. Nosotros tenemos de 60.000 a 90.000 pensamientos diarios. Lo que hace la meditación en la primera fase, la concentración, es evitar el famoso “rollo” mental, los pensamientos que dominan la actividad de la mente. Uno se concentra en la respiración, en un mantra, una imagen o una luz, utilizando diferentes sentidos y viene la concentración. En la siguiente etapa se accede a la contemplación y finalmente la meditación, que es el contacto con lo más alto nuestro, pero ya no depende de nosotros.
Las escuelas de meditación se diferencian básicamente, en que la meditación trascendental utiliza un mantra, la vipasana, la respiración y la védica, la luz de una vela. Mindfulness es vaciar la mente de pensamientos.

– ¿Cuáles son los beneficios de meditar?

Hay más de 3.000 trabajos que los demuestran. Antes se investigaba sobre la fisiología de la persona que la practicaba, sobre las ondas cerebrales, la frecuencia respiratoria y la tensión arterial. Hoy lo que se demuestra es que la práctica de la meditación es útil para el tratamiento de todas las enfermedades donde se ha estudiado.

– ¿ Cuál es el lugar que ocupan las plantas medicinales dentro del tratamiento ayurvédico?

El 60 por ciento de los medicamentos ayurvédicos provienen de las plantas medicinales. Éstas nos proveen distintos medicamentos, para tratar situaciones médicas. En general, lo que vamos a tratar de ver es la compilación de plantas que ayuda a atender distintos aspectos de la persona que están desequilibrados.
Particularmente trabajamos con la fitoterapia local, es decir, con las plantas medicinales locales. Hay plantas que no se pueden traer por cuestiones regulatorias. La materia médica de la India tiene 2700 plantas medicinales. La farmacopea ayurvédica, o sea los documentos oficiales del Gobierno de la India contiene 600 plantas medicinales; por lo menos la mitad de ellas están en la Argentina o en el continente americano, por lo que disponemos de muchos recursos terapéuticos.
Yo dirijo un posgrado de Fitoterapia Ayurvédica y conozco la utilidad y la validez de las plantas medicinales ayurvédicas, pero también les tengo un profundo respeto y hay que saber que las plantas tienen interacciones, de la misma forma que los medicamentos convencionales. Las plantas tienen fecha de vencimiento, hay que saber indicar en qué forma tomarlas, qué dosis y en qué situación; no porque sean naturales uno las puede tomar sin inconvenientes.
Dependiendo de la disponibilidad de la planta y de la realidad del paciente, podemos utilizar la planta fresca, en decocción, extractos o tinturas madres. Es lo mismo que cuando se dice en los medicamentos que se aplican vía oral, endovenosa, intramuscular, etc. Se define en relación a la severidad de la enfermedad y la disponibilidad del medicamento.

– ¿ Cuál sería la prescripción desde el Ayurveda para el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares?

En la medicina alopática existe el “Rp” de la receta; en el Ayurveda, se dan recomendaciones. Estas tienen que ver con los hábitos de vida, los factores predisponentes y lo que la persona puede hacer. Se dan indicaciones de alimentación, de hábitos de vida, técnicas de armonía mental, técnicas depurativas y actividad física (que pueden ser del propio paciente) o masajes, y también el tratamiento médico específico con plantas medicinales.
En el caso de una persona que sufre de hipertensión se le recomiendan autocuidados y medicación ayurvédica. El primer antihipertensivo es una planta ayurvédica que se llama Rauwolfia serpentina de donde deriva la reserpina, el primer antihipertensivo químico moderno. Ahora ya no se usa. ¿Cómo se descubrió este antiguo fármaco hindú? Se dieron cuenta de que los elefantes que estaban inquietos comían la raíz de esa planta y se calmaban. De ahí nació el primer antihipertensivo y los primeros antipsicóticos.

– Según el Ayurveda, ¿el hipertenso también se debe cuidar de la sal?

Hay un libro escrito hace 2.800 años que se estudia en la universidad ayurvédica, donde ya se decía que los que comen con mucha sal morían antes.
En general, el ayurveda propone una alimentación con respeto por los sabores naturales. Cuanto más natural es mejor, ya que protege de muchas cosas. También es importante alimentarse con moderación. Se dice que el tamaño de nuestro estómago es semejante a 2 puños cerrados. Entonces, hay que comer tanto como un puño de comida, medio puño de líquido y, como en cualquier olla hay que dejar espacio, el medio puño restante dejarlo vacío para que se mezcle todo.

– Las personas hipertensas medicadas, ¿deben abandonar la medicación alopática al iniciar un tratamiento ayurvédico?

El paciente mantiene el tratamiento convencional de la hipertensión indicado por su médico. Se solicitan los controles habituales para saber si hay que modificar  los requerimientos de la medicación. En caso de que en el tratamiento ayurvédico se indiquen plantas medicinales, se deben conocer las posibles interacciones entre los fármacos y las plantas. Siempre se estimula al paciente para que informe a sus médicos tratantes todos los tratamientos que esté realizando.

– ¿El Ayurveda utiliza especias para mejorar la salud cardiovascular?

Las especias van a tener una primera acción en el aparato digestivo. Allí van a favorecer la absorción de nutrientes y la eliminación de productos de desecho. Pero además tienen múltiples efectos, no sólo como un remedio que quita el dolor.
Las plantas, además de sus beneficios digestivos, contienen factores de protección cardiovascular, hipoglucemiantes que mejoran el metabolismo lipídico, ofreciendo así un aporte más integral. El ajo, por ejemplo, contribuye a tratar el metabolismo lipídico (colesterol alto).
También hay plantas ayurvédicas que ayudan a bajar el LDL (colesterol “malo”), subir el HDL (el “bueno”) y disminuir los triglicéridos. Por ejemplo, la Commiphora guggul y la Terrminalia arjuna.
Por supuesto que el control de los niveles de colesterol se realiza con los análisis convencionales de laboratorio.
Hay un dicho en el Ayurveda que dice: “La primera farmacia está en la cocina”. Se refiere a que de acuerdo a lo que coma, voy a prevenir enfermedades. Y otro que dice: “La farmacia de guardia es la alacena”.
Otro dicho dice que “De acuerdo a la persona y a la oportunidad, cualquier producto puede ser alimento, medicamento o veneno”. Por ejemplo, el agua calma la sed, ayuda a un deshidratado y esa misma agua nos puede ahogar, entonces todo depende de cada situación y persona.

– ¿La buena suerte está en los genes?

Entre muchas otras cosas. Más que buena suerte, diría “el factor desconocido” que no lo podemos controlar ni lo podemos saber. Hay cosas que tal vez dentro de 50 años van a estar claras y hoy no tenemos ni idea. Conociendo cómo somos podemos promocionar la salud y prevenir enfermedades.
Hay una multitud de recursos al alcance de nuestra mano que pueden ayudar a manejar o complementar el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares de otra manera. Generalmente, después de los 65 años se suelen tomar 7 remedios promedio por día. Supongamos que la persona tiene que hacerlo. Sacando el blíster, preparando el vaso de agua, tarda unos 15 minutos a diario. Las otras 23,45 horas ¿qué hace la persona para colaborar en su mejoría, en su curación, en su manejo de la enfermedad? Hay tiempo para hacer muchas cosas.

– ¿Un mensaje final?

Para mí el mensaje principal es que el Ayurveda, como sabiduría milenaria, conoce las enfermedades cardiovasculares desde hace mucho tiempo así como el efecto de la vida sana sobre los diferentes estilos de las personas, porque cada uno envejece de una manera diferente. Hay que estar atentos a cómo vamos envejeciendo. Esto, entre otras cosas, nos ayudará a retrasar las enfermedades que podamos presentar. La realidad es que todos vamos a morir, pero todos podemos llevar una vida más plena, más larga y más feliz con lo que uno hace más un poco de buena suerte.

 

Más información:

Dr. Jorge Luis Berra
Fundación de Salud Ayurveda Prema