Cómo detectar los estados depresivos para mejorar la salud del corazón

Diversas investigaciones científicas han hallado una asociación entre las enfermedades cardiovasculares y los síntomas depresivos, y viceversa.

Por ejemplo, un estudio cuyas conclusiones fueron presentadas durante el último Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC), celebrado en Barcelona en el 2014, encontró que casi el 30% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tiene depresión, y que los pacientes que sufren insuficiencia cardíaca y además están depresivos, tienen peor pronóstico y más probabilidades de morir a causa de la enfermedad cardíaca.

De acuerdo con un documento presentado por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH), las personas con enfermedad cardíaca son más propensas a sufrir depresión que las personas saludables. El mismo estudio explica además, que el vínculo entre depresión y enfermedades cardiovasculares es recíproca: “algunos síntomas de depresión pueden reducir la salud física en general, aumentando el riesgo de enfermedad cardíaca”.

Los pacientes post infartados merecen atención especial. En esos casos,padecer depresión puede hacer que se ignore el plan de medicamentos recetadoy al no seguir el tratamiento necesario para recuperarse, aumente su riesgo de muerte después del ataque.

Por esta razón, es tan importante atender el cuadro depresivo, no sólo para facilitar el plan de tratamiento a largo plazo que conlleva la enfermedad cardíaca, sino para que el paciente pueda adoptar los cambios necesarios en el estilo de vida para poder controlarla.

CardioVida24 le recuerda que la depresión y la enfermedad cardiovascular mantienen una relación recíproca que debe ser atendida.

 

Más información:
El País
Europapress
National Institutes of Health