La sobreexigencia repentina en la actividad física, puede ser peligrosa trayendo habitualmente lesiones en músculos o articulaciones pero también puede comprometer nuestro corazón.

La sobreexigencia en la actividad física puede ser peligrosa, en especial para los así llamados deportistas “golondrina”, personas que no suelen hacer ejercicio pero que cuando llega el fin de semana o la primavera-verano, se sobreexigen jugando, por ejemplo, algún partido de fútbol entre amigos, sin ningún tipo de entrenamiento previo. Este tipo de personas corren un alto riesgo de sufrir lesiones por la falta de fortalecimiento de músculos y articulaciones, que además puede comprometer a otros órganos como el corazón.

En una entrevista realizada por Entremujeres, la médica cardióloga Patricia Sangenis, especialista en Medicina del Deporte, las caracteriza como personas que por lo general, sólo juegan, son competitivas, tienen sobrepeso, fuman, no siguen una dieta saludable, no se hidratan lo suficiente y están estresadas. Además del riesgo de lesionarse, ante un esfuerzo desmedido, también están expuestas a que se manifieste alguna enfermedad que desconocen que tienen.

A partir de los 45 años en el caso de los hombres y 55 en las mujeres, aumentan los riesgos cardiovasculares. Por eso es importante que antes de iniciar una práctica deportiva, ya sea a nivel amateur o profesional, se realice un chequeo médico previo, que al brindar conocimiento del estado de salud, permite adaptar la actividad según el resultado y los beneficios que se desean obtener.

CardioVida24 le acerca algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de realizar actividad física a conciencia:

  • Realizar chequeos médicos previos que incluyan evaluación física del corazón (incluye auscultación, electrocardiograma y prueba de esfuerzo o ergometría), análisis de sangre para descartar factores de riesgo (colesterol, triglicéridos, glucemia, ácido úrico, creatinina y urea) y espirometría para estudiar la capacidad respiratoria.
  • Repartir la carga horaria de forma regular a lo largo de la semana y no sumar muchas horas sólo el fin de semana.
  • No esforzarse en obtener resultados rápidos. Para aumentar la intensidad hay que fortalecer progresivamente musculos, corazón y articulaciones.
  • Realizar precalentamiento muscular.
  • Esperar al menos 2 horas después de comer para practicar alguna actividad física.
  • Durante el invierno, usar cinta para caminar y/o correr, o bici fija para no dejar de hacer ejercicio. Usar prendas tipo Dry Fit o Cool Max que absorben la transpiración y la liberan sin mojar, para evitar tomar frío y enfermarse.

Más información:
Clarín
La Nación