Los estudios afirman que además reduce el colesterol “malo” y los triglicéridos.

Las cualidades medicinales del té verde ya habían sido mencionadas en el “Libro del Té” (Kissa Yojoki) escrito en el siglo XII, donde se describía su efecto positivo en los cinco órganos vitales, en particular sobre el corazón.

En pleno siglo XXI, un estudio japonés liderado por el Dr. Yukihiko Momiyama, médico del Colegio Médico de Defensa Nacional en Saitama (Japón), publicado en la revista “American Jounal of Cardiology”, detectó que las personas que bebieron al menos una taza de té verde al día fueron un 42% menos propensas a sufrir un infarto de miocardio que aquellas que no lo tomaron.

A diferencia del té negro, el té verde no es fermentado, y atravieza una mínima oxidaciónque permite conservar intacta su rica composición de principios activos, en particular las catequinas, polifenoles activos conpropiedades antiinflamatorias y antioxidantes, más poderosas que las vitaminas C y E, que bloquean el colesterol “malo” o LDL y aumentan elHDL o colesterol “bueno”, factores asociados a las enfermedades del corazón y los accidentes cerebrovasculares. Así lo afirma la Harvard Medical School, avalando al consumo regular de té verde como ayuda paradisminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Por si fuera poco, un estudio chino publicado en el Archives of Internal Medicine, ha demostrado una reducción de hasta el 65% de riesgo dehipertensión arterial en consumidores regulares de esta variedad de té, comparado con no consumidores. Y lo que es más, otros estudios aseguran que los polifenoles presentes también ayudan a regular el nivel de azúcar en sangre, colaborando en la prevención de la diabetes. La cafeína y los antioxidantes, por su parte, pueden aumentar el metabolismo, lo que ayuda a quemar más calorías y producir pérdida de peso.

Tradicionalmente, el té verde se prepara con agua por debajo del punto de ebullición (de 80 a 90 °C) y se deja infusionar aproximadamente durante dos minutos. De no consumirlo solo, es conveniente endulzarlo apenas con un poco de miel o un toque de limón para no comprometer su pureza, recomienda el Dr. Howard Sesso, Profesor de Medicina en la Harvard Medical School.

CardioVida24 le sugiere no tomar más de 5 tazas al día, si bien el consumo responsable de té verde brinda beneficios cardiosaludables, su alto contenido de oxalatos puede producir cálculos renales.

 

Más información:
El mundo
Harvard Medical