Un estudio evaluó la relación entre el tabaquismo y 36 subtipos de enfermedad cardiovascular.

 

En las personas que fuman, el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular (ECV) se multiplica por tres, según un estudio que analizó la relación entre el tabaquismo y 36 subtipos de ECV. Los investigadores hallaron que los fumadores tienen el doble de posibilidades de tener un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca.

Un equipo de la Universidad Nacional de Australia (ANU) evaluó a 190.000 fumadores y no fumadores australianos con el objetivo de medir los efectos que el consumo de cigarrillos provoca en el sistema cardiovascular. Los participantes completaron cuestionarios en los que incluían información sobre factores sociodemográficos, comportamientos de salud, altura, peso corporal, historial médico, capacidad funcional y actividad física.

El trabajo, publicado en BMC Medicine, concluyó que más de un tercio de las muertes por ECV y una cuarta parte de las hospitalizaciones por síndrome coronario agudo en Australia en mayores de 65 años pueden atribuirse al tabaquismo. Fumar duplica las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca en comparación con las personas que nunca han fumado, señalaron. Además, son cinco veces más propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares periféricas como la gangrena.

Y puso de relieve que en Australia (con una población de 24,6 millones de habitantes) fumar causa hasta 11.400 hospitalizaciones por causas coronarias al año y 31 al día. Asimismo, se estima que mueren anualmente hasta 6.400 personas por accidentes cardiovasculares provocados por el tabaco.

La profesora Emily Banks, del Centro Nacional de Epidemiología y Salud de la Población de la ANU, destacó que el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular se duplica en aquellos fumadores que consumen un promedio de cinco cigarros diarios. La investigación concluyó que dejar de fumar reduce el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes por enfermedades cardiovasculares.

De este modo, John Kelly CEO de la Fundación Corazón, hizo un llamamiento al Gobierno para reforzar el control del tabaco y que este se incluya como una prioridad en la agenda política y en la Estrategia de Prevención anunciada por el Ministerio de Salud de ese país. (Fuente: DPA)

Beneficios de dejar de fumar

En Argentina, desde el Programa Nacional de Control del Tabaco (PNCT), señalan que «los fumadores que dejan de fumar, a cualquier edad, tienen menos riesgo de morir por enfermedades asociadas con el tabaco que los que continúan fumando», aunque «cuanto antes se deja de fumar, más beneficios se obtienen». Dejar el cigarrillo mejora mucho la calidad de vida, añaden.

Dejar de fumar a los 30 años: Los fumadores que dejan el tabaco alrededor de los 30 años de edad reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con fumar en más del 90%.

Dejar de fumar a los 50 años: Los fumadores que dejan de fumar alrededor de los 50 años de edad reducen su riesgo de muerte prematura en más del 50% en comparación con quienes siguen fumando.

Dejar de fumar a los 60 años: Mismo los que dejan el tabaco alrededor de los 60 años de edad o más viven más tiempo que los que siguen fumando.

Beneficios para la salud del fumador

Los beneficios comienzan a sentirse enseguida y se multiplican de manera progresiva:

A los 20 minutos: disminuye la presión arterial.

A las 12 horas: se normaliza el monóxido de carbono en sangre.

Entre las 2 semanas y los 3 meses: mejora la circulación y la función pulmonar.

Entre el primer y el noveno mes: disminuye la tos y la falta de aire, disminuye el riesgo de infecciones.

Al año: el riesgo de enfermedad coronaria disminuye a la mitad, mejora la energía.

A los 5 años: el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago y vejiga disminuye a la mitad y el riesgo de cáncer de cuello y de ACV se iguala al de un no fumador.

A los 10 años: el riesgo de cáncer de pulmón disminuye a la mitad y también disminuye el riesgo de cáncer de laringe y de páncreas.

A los 15 años: el riesgo de enfermedad coronaria es similar al de un no fumador.

Otros beneficios en la calidad de vida: Mejora el gusto y el olfato, desaparece la tos de fumador. Es más fácil subir escaleras y caminar varias cuadras sin cansarse. El pelo y la ropa huelen mejor. Mejora el aspecto y la salud de su piel.

Además del impacto en la salud del fumador, el dejar el cigarrillo tiene efectos positivos en la salud de quienes conviven (al reducir la exposición al humo de tabaco ajeno). También trae beneficios económicos, por el ahorro que implica dejar de consumir.

Cómo dejar de fumar

A través del Programa Nacional de Control del Tabaco (PNCT), el Ministerio de la Salud pone al alcance el manual de autoayuda Cómo dejar de fumar, un material elaborado con el objetivo de acompañar a los fumadores en el proceso de dejar el cigarrillo, con un método práctico y efectivo para que los fumadores creen su propio sistema utilizando ideas y sugerencias de otras personas que ya han logrado.

Cómo dejar de fumar by on Scribd

Para quienes consideran que solos no pueden y necesitan ayuda profesional, el PNCT ofrece un listado en el que se encuentran los lugares a los que se puede recurrir, provincia por provincia. A esa base de datos se puede acceder desde aquí.

Fuente: Clarín