La Dra. Harwicz nos explica qué deben tener en cuenta las mujeres para controlar su salud cardiovascular y cómo lograrlo.

Seguramente, los hombres consultan con más frecuencia al cardiólogo porque saben que la probabilidad de padecer un evento cardíaco es elevada a partir de cierta edad. Pero, ¿cuál es el riesgo cardiovascular en las mujeres?

Las mujeres respetan el control ginecológico luego de trabajar en la importancia de la prevención: se realizan el PAP, colposcopía, ecografía ginecológica y mamaria o mamografía, lo cual permite la detección precoz del cáncer de mama y otras alteraciones ginecológicas. Sin embargo, las mujeres no están tan atentas a la salud de sus arterias. Trabajan más que antes, viven situaciones de stress a la par de los hombres, fuman más y continúan con sus tareas habituales, por ende se observa un aumento del riesgo de presentar un evento cardiovascular a partir de la década de los 40 ó 50 años. En tanto, a partir de los 65 años, aumenta el riesgo de infarto de miocardio, angina de pecho, insuficiencia cardíaca, y las posibilidades de presentar un evento cardiovascular es mayor en las mujeres que en los hombres. Las mujeres ignoran esta situación, y por ende es importante, no sólo acompañar a nuestros hombres al chequeo cardiológico, sino ser nosotras las protagonistas, y controlar los factores de riesgo asociados (hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado, obesidad abdominal, etc).

Según los registros del Ministerio de Salud de la Nación del año 2007, 1 de cada 3 mujeres fallece por afecciones cardiovasculares y 1 de cada 8 por enfermedades tumorales ginecológicas.

Los factores de riesgo cardiovascular afectan de manera diferente a hombres y mujeres. La mujer con diabetes, presenta 12 veces más riesgo de infarto de miocardio comparado con los hombres (riesgo 5 veces superior), en tanto la hipertensión arterial aumenta 4,5 veces más el riesgo en la mujer comparado con los hombres (el riesgo se duplica). Si la mujer fuma 20 cigarrillos al día, tiene 4.5 veces más riesgo de presentar un evento coronario comparado con el hombre que fuma igual cantidad de cigarrillos.

En el 65 por ciento de las mujeres, los eventos coronarios se presentan de manera inespecífica y muchas veces postergan la consulta. La sintomatología de la mujer puede ser muy variada: desde mareos, malestar estomacal, dolor en la mandíbula, hombros, náuseas, fatiga, y en general no la jerarquizan. Las arterias son de menor calibre, y sumado a la tardanza de la consulta, esta combinación afecta significativamente el pronóstico y tienen un impacto desfavorable en la evolución.

Según las estadísticas vitales de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud del año 2003, del Ministerio de Salud y Medio Ambiente de la Nación, la primera causa de muerte es la cardiovascular (33%), superando al cáncer (18%). Las mujeres mayores de 75 años presentan mayor mortalidad cardiovascular por insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria que los hombres.

A partir de los 50 años, la reducción de las hormonas femeninas que sucede en el climaterio, impactan negativamente en el perfil de lípidos (reducción de los niveles de HDL –el colesterol bueno- y aumento del LDL –colesterol malo-). Asimismo determinan la redistribución de la grasa hacia la región abdominal, aumentando la probabilidad de tener hipertensión arterial y diabetes.

Mujeres, es momento de tomar conciencia y cambiar los hábitos: es nuestra oportunidad para mejorar la alimentación de toda la familia, y ser más activas para lograr un estilo de vida saludable que a la vez, será determinante en la salud de nuestros hijos. Distintas publicaciones nos revelan queel ejercicio es medicinaRealizar al menos 30 minutos de actividad física de moderada intensidad al día, logra mejorar la presión arterial, aumenta el HDL y permite reducir los triglicéridos y colesterol, reduce nuevos casos de diabetes asociado a una reducción del peso corporal, y en consecuencia genera un favorable impacto en la salud general.

Empezar con pequeños cambios que se sostengan en el tiempo, es la clave para mejorar nuestro estilo de vida y proteger nuestro corazón y cerebro.

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.