El Director del Instituto de Ciencias del Deportes de la Universidad Favaloro, Roberto Peidro, dio una serie de pautas para tener en cuenta antes de los Superclásicos.

 

Se sabe que millones de personas estarán expectantes de lo que suceda en los dos próximos Superclásicos. Los neutrales disfrutarán, pero los fanáticos de uno y otro lado muy probablemente los sufrirán. Y para prevenir eventuales riesgos cardíacos, el doctor Jorge Tartaglione, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), aconsejó a los fanáticos: “Boca-River: FINAL DE LIBERTADORES. Se triplica el riesgo de infarto. Disfrútalo, no lo sufras, y si tuviste un problema cardíaco y con el fútbol no la pasás bien no dejes la medicación y consulta con tu medico”.

En el mismo sentido, y ante una consulta de Clarín, el director del Instituto de Ciencias del Deportes de la Universidad Favaloro, el cardiólogo Roberto Peidro (MN 43697), brindó 5 consejos para que la salud de quienes sufren o sufrieron problemas cardíacos no se vea afectada durante los partidos.

1. Por precaución, antes del encuentro hay que consultar a un cardiólogo. Él dirá si estás apto para ver el encuentro o no. En este caso, a la hora del partido salí a pasear a un lugar aislado en donde no puedas escuchar el encuentro.

2. Empezar a pensar en el partido unos días antes para que sea tomado psicológicamente de forma agradable. El objetivo es tomarse todo lo que surge del encuentro, como cargadas e insultos, de modo gracioso. Entender que forma parte del folclore del fútbol. Alguno de los dos va a perder, entonces hay que prepararte para no sufrir un impacto grande.

3. Si ves el partido y tenés problemas cardíacos, lo ideal sería verlo acompañado por una persona a la que no le simpatice el fútbol. Eso actúa como una balanza y ayuda a disminuir el estrés.

4. No fumar desde tres horas antes hasta tres horas después del partido. Fumar antes de un episodio de estrés o de un ejercicio físico aumenta casi 7 veces las chances de una muerte súbita.

5. Evitar la comida con grasa y el alcohol. Al haber mucha comida en el estómago, la sangre va más para ahí que para el corazón. Si hay algún problema en él, sumado al estrés, se pueden cerrar las arterias por falta de sangre. Esto es un factor de riesgo que puede desencadenar en un infarto. Lo ideal es tomar agua, pero si vas a tomar alcohol, lo recomendable es un vaso de cerveza o medio de vino durante el encuentro».

No es la primera vez que la salud podría verse afectada por un evento deportivo: “En los Mundiales esto pasa mucho. Cuando Argentina dejó afuera a Inglaterra por penales en 1998 aumentó 25% la internación por infarto en el país británico”, recordó Peidro.

Fuente: Ignacio Inchausti – Clarín