Una guía practica sobre sobre los ejercicios que debe practicar una persona para recuperarse de un infarto.

La actividad física forma parte del programa de rehabilitación para quienes atravesaron la experiencia de un infarto agudo de miocardio. Tomando ciertas precauciones, especialmente la de organizar un plan de actividades progresivo y bajo estricto control médico, la mayoría de los pacientes puede capitalizar los beneficios de la práctica regular de actividad física.

¿Cuales son los mejores ejercicios para recuperarse de un infarto?

De acuerdo con un documento de la Fundación Española del Corazón (FEC),“el más beneficioso es el llamado aeróbico: caminar, correr, pedalear en bicicleta y nadar. En este tipo de actividades se movilizan muchos músculos. Mientras que el ejercicio estático o anaeróbico (como el levantamiento de pesas) tiene menos efectos positivos para el corazón y puede resultar peligroso si no se hace de forma controlada”.

Por su parte, el Dr. Gerardo E. Bozovich, de la Fundación Favaloro, escribió en un artículo publicado en la Revista Argentina de Cardiología donde remarca que “el sólo caminar varias veces a la semana entre 30 y 45 minutos es beneficioso, como también nadar, andar en bicicleta o bailar. Los deportes con pelota no son los más recomendables, salvo el golf, aunque lo mejor para cada uno es objeto de evaluación individual con el médico tratante”.

CardioVida24 le acerca una lista de beneficios que brinda la actividad física regular y que lo ayudarán en esta nueva etapa de rehabilitación, publicada por la FEC:

  • Controla la tensión arterial, lo niveles de colesterol y de glucosa.
  • Ayuda a bajar y controlar el peso.
  • Disminuye la formación de coágulos sanguíneos y aumenta la capacidad para disolverlos.
  • Mejora la forma física y la tolerancia al ejercicio.
  • Ayuda a que el corazón funcione mejor: reduce el número de latidos por minuto, mejora su contracción y desarrolla nuevas arterias.
  • Reduce las arritmias.
  • Evita la ansiedad, la depresión y el estrés.
  • Mejora la calidad de vida, reduce las recaídas y la mortalidad.

 

Más información:
Scielo
Fundación del Corazón