La importancia de mantener un peso saludable en esta etapa de la vida.

Durante la etapa fértil de la mujer, las hormonas femeninas (estrógeno y progesterona) ejercen un efecto protector de la salud del corazón, asociado a un mejor perfil de colesterol y bajos niveles de presión arterial. Sin embargo, durante la perimenopausia, se observa una reducción en los niveles de estrógenos, con una declinación más significativa después de los tres meses de la última amenorrea (ausencia del período). La reducción de estrógenos se asocia a una redistribución de la grasa, aumentando la concentración del tejido adiposo (grasa) en la región del abdomen.  

La obesidad abdominal predispone a un aumento de los niveles de presión arterial, triglicéridos, glucosa en sangre y una reducción del colesterol bueno o HDL. Estos factores de riesgo incrementan la posibilidad de presentar enfermedad cardiovascular, siendo la principal causa de muerte en la mujer y superando al cáncer en la etapa post menopáusica.

Se estima que 1 de cada 2 mujeres presenta un evento coronario (infarto) o accidente cerebrovascular (ACV), en tanto que 1 de cada 25 desarrolla cáncer de mama. El estudio de Framingham revela que el riesgo cardiovascular es cuatro veces más frecuente luego de los diez años de presentar la menopausia.

El mayor riesgo cardiovascular se asocia con el aumento de la adiposidad abdominal, en parte secundaria a la caída de los niveles de estrógenos, generando distintas consecuencias a nivel del metabolismo:

– El estradiol (estrógenos) frena la acción de una enzima que se encarga de facilitar el ingreso de los ácidos grasos libres a la célula adiposa o adipocito. Con la reducción de los estrógenos aumentaría la función de esta enzima y por ende, se incrementarían los ácidos grasos que circulan libres en el torrente sanguíneo e ingresan al hígado, páncreas y músculo, generando alteraciones en el metabolismo de las grasas y el azúcar.

– En paralelo, aumenta el nivel de hormonas masculinas (andrógenos), que naturalmente facilitan el depósito de grasa en la zona abdominal, característica de los hombres.

En promedio, en la etapa post menopáusica se observa un aumento de medio kilo por año. Algunos estudios revelan un incremento del 6% del peso pero con un aumento del 17% de la grasa corporal, independientemente de la edad.

Existen dos factores que favorecen el aumento de peso en esta etapa:

1 – Las mujeres suelen disminuir el nivel de actividad física con una reducción progresiva de la masa muscular.

2 – Se observa una reducción de la tasa metabólica basal, que se define como la cantidad de energía que necesita el organismo para cubrir sus funciones vitales, como respirar, pensar, dormir, latir el corazón, etc. Con el enlentecimiento del metabolismo basal, el organismo se torna más eficiente, utilizando una mínima cantidad de energía y almacenando la grasa como depósito, especialmente en la región abdominal.

Por todo lo comentado, el riesgo de enfermedad coronaria en la mujer post menopáusica obesa determina un impacto negativo en la salud cardiovascular, secundaria a un incremento de la presión arterial, descenso del HDL y un mayor riesgo de diabetes. Además, la obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama, colon y endometrio. Durante esta etapa, la mujer presenta mayor vulnerabilidad emocional con un impacto negativo en la autoestima, mayor riesgo de ansiedad y depresión.

El estudio WHI que analizó la respuesta al ejercicio físico como factor predictor de eventos cardiovasculares, obtuvo resultados alentadores: caminar 30 minutos al día redujo un 30% el riesgo cardiovascular, independientemente de edad, raza y peso.

En conclusión, es importante llegar a la menopausia con un peso saludable, promover la actividad física y poner especial énfasis en el control de los factores de riesgo para lograr un verdadero impacto en la reducción de la mortalidad cardiovascular durante la post menopausia, etapa en la cual la mujer es más vulnerable.

¡A moverse mujeres!

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.