El Dr. Sadler de la Clínica Cleveland nos brinda recomendaciones para cuidar el corazón de la mujer que está bajo tratamiento de quimioterapia.

“El tratamiento oncológico multiplica por 3 el riesgo de complicaciones cardiovasculares”, afirma en su sitio web, la Fundación Española del Corazón (FEC). Así se puso de manifiesto en el Primer Simposio Internacional de Cardio-Oncología realizado en Madrid en el 2.015, detallando que “se asocia con un aumento en la incidencia a medio y largo plazo de insuficiencia cardíaca, cardiopatía isquémica, hipertensión, arritmias, eventos trombóticos y enfermedad vascular periférica”.

Ante la situación, los especialistas aconsejan crear unidades de cardio-oncología en todos los centros de salud para controlar la cardiotoxicidad en pacientes con cáncer. En EE.UU todos los servicios de oncología ya cuentan con una.

 

El lado B de la quimioterapia

Al respecto, CardioVida24 tuvo la oportunidad de entrevistar al Dr. Diego Sadler, médico cardiólogo de la Clínica Cleveland Florida y miembro del Colegio Americano de Cardiología, quien nos señaló cómo la quimioterapia, si bien altamente beneficiosa en el tratamiento para el cáncer de mama, tiene el potencial riesgo de provocar deterioro cardíaco, causando los siguientes problemas:

  • Las antraciclinas, como la doxorrubicina, pueden causar insuficiencia cardíaca, deterioro de la función ventricular izquierda, y eventualmente, un incremento del riesgo de mortalidad cardiovascular.
  • El Trastuzumab, utilizado para tratamiento de cáncer de mama con receptores HER2 positivos, puede afectar la función ventricular izquierda. En general, el deterioro es más leve y reversible.

En cuanto a las recomendaciones a tener en cuenta, Sadler dice que la mejor prevención es hacerse un ecocardiograma antes, durante y después del tratamiento, y ante el menor signo de insuficiencia cardíaca (aunque sea leve), comenzar una terapia con medicaciones como beta bloqueantes, e inhibidores de la enzima convertidora.

 

¿Y la radioterapia?

La Dra. Teresa López, del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, sostiene que el tratamiento oncológico con más riesgo para el corazón es la radioterapia torácica y detalla: “Produce daños a nivel del miocardio, del pericardio, de las coronarias y del tejido valvular, lo que deriva en insuficiencias valvulares, enfermedad coronaria precoz, pérdida de fuerza del corazón y patología pericárdica”.

Según Sadler, el daño “se manifestaría 10, 15 o 20 años más tarde”. El cardiólogo sugiere al respecto, la utilización de dosis menores de radiación, tratamientos muy localizados que eviten comprometer el corazón, y otras técnicas especiales ahora disponibles en centros de radiación/radioterapia.

 

CardioVida24 le recuerda que las notas vertidas en este blog tienen una función informativa, buscando incentivar la divulgación y la educación en temas de salud. El material de ninguna debe reemplazar la consulta de un médico.

 

Más información:

Fundación Española del Corazón
Sociedad Española de Cardiología