Quiénes pueden tomarlo y quiénes no.

Los factores que producen disfunción eréctil, en general, son los mismos que producen enfermedad cardíaca (como hipertensión arterialtabaquismo, enfermedad vascular, entre otros). Consecuentemente, es común que los pacientes presenten ambas condiciones.

Como explica un artículo publicado por la Fundación Española del Corazón (FEC), la “píldora azul”, como se le llama al Viagra, fue investigada inicialmente para conocer sus acciones en la hipertensión arterial y en la angina de pecho, pero pronto se puso de manifiesto que el efecto clínico más relevante era la mejoría en la actividad sexual de los hombres.

Así fué como las investigaciones cambiaron de estrategia y pocos años más tarde, el Sildenafil (su nombre genérico) se presentó al mercado como la pastilla que recuperaba la vida sexual de muchos varones afectados por disfunción eréctil.

El Sildenafil es una sustancia que aumenta poderosamente la producción de óxido nítrico, el vasodilatador natural más potente que se conoce, reduciendo la presión arterial y generando erección.

Posteriormente al lanzamiento comercial de la famosa pastilla se reportaron casos de eventos agudos en pacientes con antecedentes cardíacos. Sin embargo, se trataba de pacientes con antecedentes cardíacos no controlados y generalmente, asociados a su consumo desmedido. Múltiples estudios realizados a continuación concluyeron que su consumo no incrementa el riesgo de eventos agudos durante las relaciones sexuales.

Infarto agudo de miocardio

 

Por otro lado, como aclara un artículo publicado por el Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), es importante saber que existen ciertas medicaciones que puede interactuar de manera desfavorable con el Viagra, como los vasodilatadores derivados de los nitritos. Por eso, los pacientes que los consumen habitualmente deben evitarlo.

CardioVida24 le acerca una lista de otros casos publicados por el ICBA, para quienes tampoco es seguro su consumo:

  • Pacientes con enfermedad coronaria activa, o sea cursando dolores de pecho, internación reciente por infarto o pruebas de esfuerzo anormales.
  • Pacientes con insuficiencia cardíaca con la presión baja.
  • Pacientes que toman medicamentos para bajar la presión.

En todos los casos, antes de utilizar Sildenafil, todo paciente cardíaco debería consultar con su médico las ventajas, desventajas, limitaciones, contraindicaciones e interacciones con otros fármacos para minimizar los riesgos potenciales.

 

Más información:
Fundación del Corazón
ICBA
Clarín