Tres posturas de yoga para prevenir y aliviar esta dolencia que tanto nos aqueja en la actualidad.

Todos ya sabemos. Si te duele la columna, no podés pensar en nada más que sea cómo hacer para que el dolor deje de “llamarte la atención”, y cómo hacer para reducirlo rápidamente. Su intensidad a veces es tal, que puede llegar a arruinar tu día.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dolor de espalda no es ninguna enfermedad; sin embargo, 8 de cada 10 personas sufre este tipo de dolores. En otras palabras, el 80 por ciento de la población tiene el mismo síntoma.
La causa: mala postura, la manera en la que levantamos o empujamos objetos, la poca actividad física y las emociones relacionadas con “lo que nos pesa”, entre otras.

¿El yoga puede ayudar? Sin duda. Pero no solamente como un remedio, sino como una herramienta preventiva para poder vivir sin dolor y en libertad de movimiento.

 

Gato contento – Bitilasana / Gato enojado – Marjaryasana

  1. Desde cuatro puntos, donde tus hombros están por encima de las muñecas y las caderas por encima de tus rodillas, al inhalar, abrí tu pecho y llevá tu cabeza hacia arriba, mientras que rotás la pelvis, dejando la columna de manera cóncava.
  2. Cuando exhalás, llevás el abdomen hacia adentro y la cabeza hacia abajo, rotando tu pelvis (el pubis hacia tu ombligo). Tu columna quedará en forma convexa.
  3. Realizá 5 veces cada movimiento.

yoga_dolor_columna1

 

Estiramiento dorsal

  1. Nuevamente desde cuatro puntos, flexioná tu codo derecho, llevalo al yoga mat, y luego extendé tu brazo derecho en diagonal hacia el lado izquierdo, mientras relajás tu cabeza y movés tus glúteos hacia el lado derecho.
    Este es un excelente estiramiento para tu músculo dorsal.
  2. Respirá profundo y movete hasta donde sientas el estiramiento. Allí te quedás 5 respiraciones profundas.
  3. Repetí esta postura del otro lado.

yoga_dolor_columna2

 

Torsión acostado – Jathara parivartanasana

  1. Abrí tus brazos a los lados, a la altura de los hombros.
  2. Llevá ambas rodillas hacia un lado, a la altura de las caderas; relajate y respirá profundamente, aflojando los hombros y abriendo el pecho.
  3. Quedate en esta postura 5 respiraciones profundas y luego, con control y manteniendo tensión en tu abdomen, cambia de lado.

yoga_dolor_columna3

 

Espero que estas posturas traigan paz en tu columna, en tu mente y en tu corazón.

 

Aclaración: El contenido de la nota es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista. No expresa la opinión de CardioVida24.