La práctica que llama a revisar el origen y la forma de producción de los alimentos.

“Somos lo que comemos”, la famosa frase de Hipócrates, se ha convertido en una especie de mantra para quienes buscan en la comida algo más que saciarse y se identifican con la “Alimentación Consciente”, un término que se escucha cada vez más y gana adeptos en todo el mundo. Pero, ¿qué es concretamente?, ¿cuáles son sus principios? …

 

Comer con consciencia

 

“Comer con consciencia es el conocimiento de cómo los alimentos que comemos afectan a nuestro cuerpo, nuestras emociones, mente y vida espiritual. Es entender cómo lo que ingerimos afecta directamente la ecología planetaria y el grado de paz que tenemos con la vida humana y animal en este planeta, que incluso vive o se muere de hambre”, describe un precursor de la alimentación consciente, el Dr. Gabriel Cousens, en su libro Conscious Eating.

Especializado en homeopatía y ayurveda, Cousens, director del Tree of Life Rejuvenation Center en Arizona, EE.UU. agrega: “Nuestra elección de alimentos y la forma en que conducimos nuestras vidas son, a la vez, causa y efecto de nuestra dieta y estilo de vida. Nuestras decisiones reflejan el estado de armonía con nosotros mismos, el mundo, toda la creación y lo divino. Este punto de vista sinérgico de la nutrición es parte de un conocimiento básico de lo que significa vivir una vida integrada, armoniosa y pacífica en este planeta”.

 

El caso de Malcomidos

Soledad Barruti es otra especie de “embajadora” local de esta manera de comer a consciencia. En el 2.013, la periodista publicó Malcomidos: cómo la industria alimentaria argentina nos está matando, una investigación exhaustiva del origen de lo que se come, y una crítica al sistema de producción moderno.

En una entrevista con la Fundación Proteger, Barruti resaltó la falta de respeto por la vida en general, e hizo especial incapié en las condiciones artificiales y crueles a las que son sometidos los animales que se crían para consumo humano. “Me sorprende que alguien haya dicho alguna vez: metamos 12 gallinas en una jaula de dos por dos que total entran. Ahora quitémosles la comida por 10 días y después volvamos a llenar los comederos así producen. Esos diseños, esas decisiones, esa idea cartesiana que no reconoce que hay seres vivos detrás. Es un sistema que se basa en la falta de respeto por la vida, en un desprecio por todo lo que existe: personas, animales, plantas, agua, diversidad, cultura”.

También llamó a la reflexión al considerar que el uso indiscriminado de agroquímicos y la venta de alimentos cada vez más procesados, se traducen en un creciente aumento de enfermedades como diabetes, obesidad, hipertensión y cáncer, entre otras. “Cuando la Organización Mundial de la Salud dice que un tercio de los cánceres tienen que ver con la dieta, está diciendo qué estás comiendo y qué no estás comiendo, porque dejás de comer cosas que le hacen bien a tu salud. Cuando consumís alimentos de verdad recibís vitaminas, minerales, fibras. Todo eso no se puede reemplazar por el juguito que dice que tiene vitamina C”, afirmó en diálogo con La Nación.

 

Un chef a favor de la alimentación consciente

Por su lado, el reconocido chef británico, Jamie Oliverlidera una cruzada que busca revolucionar la manera de comer de las personas. A través de su canal de YouTube, programas de TV y libros, el cocinero promueve la cocina casera con productos de estación, lo más naturales y sanos posible.

En el 2.013 su compromiso con esta tendencia dio un paso más allá cuando se animó a enfrentar a la multinacional McDonald’s. En su show Jamie Oliver’s Food Revolution, denunció y demostró cómo la cadena estadounidense elaboraba sus hamburguesas, utilizando hidróxido de amonio, un producto utilizado en metalurgia para disolver metales, nocivo para la salud. En este caso se lo usaba para convertir deshechos de carne no apta para consumo humano en su materia prima, que se vendía como “auténtica carne vacuna”.

“Básicamente, estamos tomando un producto que se vendería para perros y después de este proceso se le puede dar a los seres humanos”, dijo el chef. Tras la acusación pública de Oliver, la cadena de comida rápida debió dejar de usar hidróxido de amonio y cambiar la receta.

El cocinero además, lidera una fundación que lleva su nombre y entre las iniciativas que impulsa se destaca el Food Revolution Day, una campaña que busca incorporar en los colegios norteamericanos, la asignatura de cocina para crear conciencia alimentaria.

“El poder de la alimentación es enorme. Aprender a comer sano debe ser igual de importante que aprender a contar. Es fundamental que enseñen a cocinar en los colegios. Si las familias comen y cocinan juntas, además de una vida más sana, crearán un vínculo fuerte”, aseguró al diario español El Mundo.

 

CardioVida24 le recomienda siempre consultar a un nutricionista antes de implementar cambios en su dieta.

 

Más información:

La Nación
Fundación Proteger
Daily Mail
El Mundo

Alimentación Consciente, Dr. Gabriel Cousens, Editorial Antroposófica.
Malcomidos: cómo la industria alimentaria argentina nos está matando, Soledad Barruti, Editorial Planeta.